Tendencias y desafíos del trabajo a distancia para el 2022

Patricea Pop

10 minutos para leer

4 Trends and Challenges of Remote Work That Will Continue Into 2022

Nos acercamos vertiginosamente a la línea de meta del 2021 y muchos de nosotros ya estamos evaluando y reevaluando nuestros fracasos y éxitos, sacando conclusiones y nuevas direcciones hacia las que dirigir nuestros esfuerzos este 2022.

Desde el comienzo de la pandemia, parece que hemos entrado en un largo y sinuoso túnel sin salida. Hemos trasladado nuestra oficina al salón, hemos cambiado nuestras reuniones a Zoom, hemos recurrido a nuevas tecnologías y aplicaciones para mantenernos conectados o hemos aprendido a comunicarnos de forma asíncrona. Hemos visto lo que funciona y lo que no a la hora de trabajar en equipo, y lo tenemos en cuenta cuando contratamos a gente nueva. En definitiva, hemos empezado a cambiar nuestra mentalidad, desechando muchas formas de pensar que ya están obsoletas.

Y es que, de este túnel saldremos todos transformados. Muchas tendencias que se empezaban a divisar en 2020, en este 2021 se han sellado definitivamente, y ahora se nos plantean muchos desafíos en el trabajo remoto que solventar en este 2022.

1. Horarios interminables y la necesidad de establecer límites

Según una encuesta de Harvard Business Review realizada entre 1.500 personas de 46 países, casi el 90% de los empleados afirman que su equilibrio entre trabajo y vida privada ha empeorado como consecuencia del trabajo a distancia.

Aunque esto varía según la organización o la industria, está claro que los límites entre el trabajo y el tiempo libre se han difuminado y a muchos les resulta difícil separar estas dos áreas de su vida. 

Uno de los sectores más afectados parece ser el de la banca de inversión, teniendo que replantearse su enfoque en 2021. De hecho, tras muchos testimonios de empleados de una conocida banca de inversión describiendo las duras condiciones de trabajo, aparecieron en redes sociales esta primavera, la dirección decidió tomar medidas concretas para atajar el arduo problema de las largas jornadas y la increíble presión.

Es probable que esta tendencia continúe el próximo año, ya que cada vez más organizaciones necesitan priorizar la salud mental de los empleados en el contexto post-pandémico.

2. El ambiente tóxico también se puede dar online

¿Quién dijo que el trabajo a distancia solucionaría el ambiente tóxico que, a veces, tenemos que soportar en nuestras carreras? 

Si pensabas que podías esconderte del ambiente tóxico de tu oficina en la comodidad de tu casa, debió ser una gran sorpresa cuando te diste cuenta de que se había trasladado a la red. Las largas jornadas, la incertidumbre, las presiones de todo tipo, el cansancio y la falta de confianza en las personas con las que trabajamos siguen disparando nuestra atención aunque estemos a distancia.

Mientras que algunos directivos tienen confianza y pueden dirigir equipos remotos sin microgestión, exceso de control o la sonada «supervisión Gran Hermano«, algunas organizaciones y directivos no pueden o no quieren hacerlo.

Debido a que el bienestar de los empleados se ve gravemente afectado por todos los cambios a los que han tenido que hacer frente en un tiempo extremadamente corto, muchas empresas se han dado cuenta de que una solución de «talla única» para la gestión de los RRHH ya no funciona y están empezando a proponer nuevas prestaciones, así como enfoques personalizados.

Tal vez este contexto haya puesto de manifiesto lo mucho que nos falta de confianza en nuestra vida laboral. Esta tendencia continuará, al menos hasta que consigamos encontrar el equilibrio entre confianza y control.

3. El papel de la tecnología y la comunicación

La tecnología, las herramientas de comunicación y las aplicaciones que nos han permitido estar conectados y comunicarnos de forma sincrónica y asincrónica han desempeñado un papel fundamental en los dos últimos años y han permitido a muchas organizaciones continuar con sus actividades sin problemas particulares. 

Los cuellos de botella de la comunicación nos han mostrado qué puestos y equipos pueden trabajar realmente en la fórmula online, pero también qué carencias de competencias existen.

Además de la tecnología en sí, lo que más importa es cómo la manejamos y lo hábiles que somos para hacer malabares con nuestras palabras en un entorno online. Las habilidades digitales, la necesidad de adaptarse a las nuevas tecnologías y la eficacia con la que establecemos y mantenemos relaciones en línea seguirán siendo un reto también en 2022, y muchas organizaciones se centrarán en mejorar sus procesos de comunicación.

Si algo hemos aprendido es que podemos adaptarnos rápidamente. Sin embargo, no olvidemos que hay una serie de factores de los que dependemos: no todos tenemos una conexión a Internet estable todo el tiempo, las redes y los sistemas fallan a veces, lo que nos lleva al siguiente punto.

4. La importancia de la ciberseguridad 

Dado que gran parte de nuestra vida profesional y personal se ha trasladado a Internet, la seguridad de los datos desempeña un papel cada vez más importante.

Un número sorprendente de instituciones bancarias y redes sociales tuvieron que sufrir en 2021 por este motivo, por lo que es natural que muchas organizaciones presten más atención a las cuestiones de ciberseguridad en el próximo año. 

¿Cuán seguros son, de hecho, los datos de la empresa pero también los datos personales de los empleados? 

Esta es una pregunta a la que muchas empresas tratarán de dar respuesta en 2022, y esta tendencia ganará fuerza ya que el nuevo año promete ser bastante tumultuoso.

El año que termina nos ha puesto a prueba a todos, tanto tecnológica como emocionalmente: todos hemos experimentado las ventajas e inconvenientes del trabajo a distancia a un nivel diferente del que teníamos en 2020. Lo siguiente es perfeccionar lo que hemos diseñado hasta ahora y poner en práctica las lecciones aprendidas. 

Una de esas lecciones es que los empleados quieren que las organizaciones den prioridad a la humanidad y la empatía en sus estrategias para el nuevo año.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirte al boletín, aceptas la política de privacidad.

Escrito por Patricea Pop

Contributor

Se dice que un viaje de mil millas comienza con un simple paso y el mío comenzó hace unos veranos cuando quería hacer algo por mí misma, así que me inscribí en un programa de coaching. Esto me dio la oportunidad de mirarme a mí misma desde una perspectiva diferente: poco sabía que me llevaría a una carrera diferente, la de ser entrenador.

Después de más de 12 años en el mundo empresarial con muchas lecciones aprendidas y varios años de preparación para mi nuevo cargo, ahora apoyo a las personas en los negocios para que mejoren sus habilidades de auto-liderazgo. Creo que el liderazgo es un trabajo interno y es en parte búsqueda de conciencia, en parte estrategia y en parte habilidades de relación.

Me encanta escribir sobre el trabajo y las organizaciones porque es el lugar donde invertimos mucho nuestro tiempo y energía y, a menudo, terminamos sintiéndonos estresados, atrapados e insatisfechos. Mi fuerza se basa en mi capacidad de recuperación, pensamiento crítico e intuición y creo que es un honor acompañar a alguien en su viaje interior.

Sé el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *