Seamos más flexibles por el bien común

Oana Păuna

9 minutos para leer

Casi todos trabajamos desde casa y nos hemos acostumbrado. He trabajado en varias empresas en busca de la compañía perfecta, pero aún no la he encontrado. Bien porque el horario no era bueno, los compañeros se comían entre ellos, las cargas del trabajo eran más complicadas de lo prometido, los cambios estaban a la orden del día y así sucesivamente. La compañía perfecta no existe, difícilmente pude entenderlo, pero tuve demasiadas esperanzas. Sin embargo, encontré algo muy cercano a la compañía ideal, concretamente, la compañía flexible.

¿Qué es, cuáles son las ventajas para una compañía, cómo podemos generar un cambio hacia un modelo de este tipo?

Una compañía flexible es aquella en la que los empleados van en primer lugar. Difícilmente pude entender que la flexibilidad es algo raro, casi imposible de encontrar, y una vez que la encuentras, agarrarte a ella con todas tus fuerzas. ¿De dónde viene esta flexibilidad? Bueno, viene de la gente, de compañeros y jefes. Flexibilidad significa cuidado y empatía hacia tu prójimo. Si ayudas a los empleados a sentirse bien dentro de la empresa, ellos tendrán los resultados esperados con menos esfuerzo por parte de los gerentes. Menos restricciones, menos observaciones, menos reuniones de negociación de plazos límite, a expensas de una mayor participación de los empleados.

Una empresa donde reina la flexibilidad es una empresa donde puedes contestar al teléfono en cualquier momento sin ser amonestado, siempre y cuando no abuses, donde puedas hablar abiertamente con los gerentes y donde puedas pedir irte o venir más temprano sin miedo, donde generalmente te ofrecen cosas y no necesariamente te piden otras a cambio. Es un lugar donde la bondad y la amistad parecen reinar, y las cosas van bien para la empresa, sin estrés ni tensión entre los empleados situados en la base de la pirámide.

En una empresa flexible deberías poder sentirte casi como en casa, no tener miedo, pero sobre todo poder sentir que estás trabajando con amigos. Tuve este sentimiento en una agencia de marketing donde pasábamos todo el tiempo en open space, yendo a la cocina en grupos para comer, haciendo café o tés, y prácticamente era como si no estuviéramos trabajando por separado, sino que parecía que trabajábamos juntos en un proyecto como los del instituto en las clases de laboratorio.

Si todos trabajaran en una organización de este tipo, en la que el enfoque se centra en la comodidad del individuo, para sentirse bien en el trabajo, el nivel de estrés se reduciría, y los resultados en el trabajo serían mejores. Algunos gerentes aún no han entendido que si hacen que sus empleados se sientan mejor durante el programa de trabajo, toda la empresa se beneficia.

Cuando las personas se sienten bien donde trabajan, dan lo mejor de sí mismos y crean un ambiente de alegría, satisfacción, pero sobre todo una amistad que los nuevos empleados sienten, esto hace que se integren rápidamente. ¿Has visto a esos porteros que hacen bromas con la recepcionista?. Los camareros que se ríen y bromean con las empleadas de limpieza, los gerentes que preguntan a sus subordinados cómo se sienten o si tienen un mal día, todos contribuyen a crear un ambiente relajado en el lugar de trabajo. Un ambiente relajado conduce a mejores resultados y a una mayor satisfacción de los clientes.

Es por eso que los empleados trabajarán con agrado, y los nuevos empleados se integrarán más fácilmente, pero aún mejor, a largo plazo, los empleados pueden mostrar un mayor grado de compromiso con la empresa. En resumen: si la gente se siente mejor en su puesto de trabajo, es normal que quieran quedarse el mayor tiempo posible dentro de este colectivo de trabajo y bajo el logotipo de una empresa en particular.

¿Cómo puedes crecer rápidamente como organización durante este período?, ¿Sigue siendo posible?

Al crear un ambiente de trabajo flexible, la gente vendrá más relajada y todo será mejor. La unificación de los miembros de un equipo debe ser el objetivo principal de una organización. Cuanto más se entiendan, colaboren y comuniquen entre sí, mejores serán los resultados y más felices estarán los clientes.

Gerentes y empleados por igual deberían entender que el trabajo no es un lugar donde la gente se sienta condicionada, inferior y que odie cada momento que pasa allí. Ese viejo dicho «A quién le gusta trabajar, pero tenemos que hacerlo» debería desaparecer de la mente de los empleados. Nadie está obligado a aceptar un trabajo donde no se sienta bien, sino que debería buscar el lugar más apropiado para él. Por otro lado, los gerentes deberían crear un entorno en el que las personas se sientan lo mejor posible y donde estén conectadas con el equipo, los proyectos, la misión y el propósito de la empresa.

Debería crear un ambiente de trabajo basado en la colaboración, la empatía y la amistad, para que la eficiencia y la productividad junto con la motivación sean resultados indirectos del ambiente y se logren sin esfuerzo. Además, la comunicación debe ser lo más transparente posible, las tareas y los plazos deben estar bien definidas desde el principio.

¿Qué significa para ti una organización flexible?

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirte al boletín, aceptas la política de privacidad.

Escrito por Oana Păuna

Contributor

Sé el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *