Nuevos cambios respecto al teletrabajo

Diana Nădejde

8 minutos para leer

Además del impacto social, la crisis actual generada por el fenómeno del Covid-19, ha creado numerosos cambios, especialmente en términos económicos y financieros. El sector de los negocios «no ha sido perdonado», y en el contexto del distanciamiento social, «trabajar desde casa», ha pasado de ser un sueño, a ser una realidad totalmente inesperada.

Aunque desde el principio, esto fuera un desafío para la mayoría de nosotros, posteriormente nuestra percepción cambió. Así, según un estudio de Boston Consulting Group (BCG) y BestJobs, en Rumanía, unas 9 de cada 10 personas afirmaron que el sistema de trabajo «totalmente remoto» o híbrido debería continuar incluso después del fin de la pandemia.

Recientemente se aprobó la Normativa de Emergencias 36/2021 del Gobierno, que presenta nuevos aspectos en cuanto al teletrabajo, relevantes para el entorno empresarial, los cuales te vendría bien conocerlos, indiferentemente si eres empleado o empleador.

La definición de teletrabajo modificada

El concepto de «trabajar desde casa» existía en nuestra legislación, pero cuando más llamó la atención del público y gozó de una mayor popularidad fue en medio de los acontecimientos del año pasado. Por lo tanto, el teletrabajo significa:

«Una forma de organización del trabajo mediante la cual el empleado, de forma regular y voluntaria, desempeña las labores específicas referentes a su función, ocupación o cargo que ostenta, en un lugar distinto del lugar de trabajo organizado por el empleador, al menos un día al mes, utilizando las tecnologías de la información y la comunicación.»

Según las modificaciones introducidas por la OUG 36/2021, el teletrabajo goza de un grado de flexibilidad mucho mayor, eliminando así la obligación de tener como mínimo un día al mes en el que el trabajo es desempeñado bajo este método. Por lo tanto, el «teletrabajo» se define actualmente como un medio por el cual un empleado puede desempeñar sus funciones a través de un sistema «remoto», mediante dispositivos como el PC, ordenador portátil, tableta o teléfono y, por supuesto, a través del Internet, que te permite no estar sujeto a un determinado período de tiempo.

Comprobación del teletrabajador

Los nuevos cambios también hacen referencia a cómo el empleador puede verificar que el teletrabajador está realizando sus tareas correctamente y a tiempo. Por lo tanto, el marco jurídico suena tal que así:

«El empresario tiene derecho a verificar la actividad del teletrabajador principalmente mediante el uso de tecnologías de la información y la comunicación, en las condiciones establecidas en el contrato de trabajo individual y mediante el reglamento interno y/o el contrato colectivo de trabajo aplicable, en los términos de la ley».

El artículo viene para dar «algo de luz», siendo extremadamente beneficioso, porque desde el comienzo de la pandemia hemos tenido varios puntos de vista en lo que a este aspecto se refiere. Básicamente, la verificación de los empleados no se hace como hemos visto en la mayoría de los anuncios de trabajo, a través de videovigilancia o grabación, que contradicen la política GDPR, y hacen que el empleado piense que es…»espiado».

Las opciones más «seguras» que puedes utilizar son: el uso de correo electrónico o las diferentes aplicaciones de mensajería (WhatsApp, Slack, Telegram, Facebook), utilizando servicios que permiten visualizar proyectos «en vivo», como Google Drive, llamar al empleado e incluso «visitarlo» usando Zoom, Teams, Google Meet, etc.

El secreto para gestionar las relaciones laborales «a distancia» es determinar el tipo y la frecuencia de las comunicaciones.

Lugar en el que se desarrolla la actividad en sí

En la regulación «clásica» del teletrabajo, el contrato de trabajo individual debía especificar el lugar donde el empleado llevaría a cabo su actividad, acordada por las partes, distinto del organizado por el empleador.

La buena noticia es que, bajo las nuevas reglas, esta obligación ha sido eliminada, prácticamente siempre y cuando realices tus deberes, puedes estar en casa, en el parque, tomando café o por qué no, en uno de los lugares proporcionados por nosotros.

Formación apropiada

Por último, aunque el teletrabajo no implica un contacto directo con otras personas, el empleador deberá proporcionar al empleado una correspondiente formación en el ámbito de la seguridad y la salud en el trabajo, en particular en lo que respecta al uso de equipos de visualización con pantalla, siempre que sea necesario, y no solamente al finalizar el proceso de contratación.

Los nuevos cambios son bienvenidos, con el papel de «fortalecer» la idea de que el trabajo a distancia es una elección de futuro.

Recuerda, si te gustó este artículo, envíalo a un amigo y suscríbete a nuestro newsletter.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirte al boletín, aceptas la política de privacidad.

Escrito por Diana Nădejde

Contributor

Sé el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *