Cómo crear una oficina híbrida y sostenible

Diana Nădejde

9 minutos para leer

A Sustainable Hybrid Worplace

La Tierra está marcada por un fenómeno constante: el cambio. Aún así, los últimos años han sido especialmente difíciles para el «Planeta Azul», sufriendo innumerables retos en materia de medio ambiente y clima. Ya que estos no sólo suponen una amenaza para nuestra prosperidad, sino para nuestra propia existencia, es nuestra responabilidad tomar acción para limitar en la medida de lo posible nuestro impacto negativo.

Un ejemplo de esto es el compromiso de la UE para lograr la neutralidad climática en 2050. Alcanzar este objetivo exigirá una transformación de la economía europea, a la vez que mantiene su eficiencia y equilibrio. Además de eso, la Commisión Europea tiene previsto actualizar sus normas sobre la seguridad de los trabajadores, para reflejar la recuperación digital y ecológica prevista.

En general, sobran ejemplos de como el mundo se esfuerza activamente por ser más sostenible, y el entorno empresarial no debería ser una excepción. Ya que este nuevo año se caracterizará por la consolidación del modelo de trabajo híbrido en el mundo corporativo, aquí te mostramos unos sencillos pasos con los que asegurarte un lugar de trabajo híbrido sostenible.

1. Crear un programa de reciclaje

A pesar de ser la práctica más sencilla que puede adoptarse a nivel organizativo, el reciclaje se descuida a menudo. Una acción relativamente sencilla, como la colocación de cubos para la separación de residuos, puede tener un importante impacto a largo plazo.

Si tu oficina cuenta con una cocina, tendría sentido añadir un cubo de compostaje sellado para los residuos domésticos. En principio, la idea es tener tantas áreas con opciones de reciclaje como sea posible, para que los empleados puedan elegir fácilmente soluciones ecológicas.

2. Usar menos papel

Dado que el modelo de trabajo híbrido también implica que los empleados estarán parcialmente in-situ, una gran parte de los residuos de oficina serán de papel. Ante esto, debemos recordar que vivimos en una época en la que el trabajo puede realizarse con éxito de forma digital, y no es necesario imprimir todos los documentos que recibimos. También podemos encontrar nuevas tecnologías creadas precisamente para eliminar y sustituir el uso de grandes cantidades de papel en el trabajo.

Utilizar menos papel implica una reducción drástica de las emisiones de gases de efecto invernadero, además de fomentar una comunicación fluida en la empresa.

3. Usa plantas en la decoración de interiores

Las plantas producen oxígeno, que ayuda a compensar las sustancias químicas liberadas durante el horario de trabajo. El resultado: un aire más limpio y purificado, que mejora la salud de los empleados y tiene una relación directa con el aumento de la productividad.

Algunos lugares de trabajo híbridos sostenibles incorporan diversos elementos naturales en su configuración, como el arte vegetal vivo, los muros vegetales o los jardines verticales, tanto por el deseo de tener una pieza de diseño especial como para proporcionar una mejor calidad del aire. Al mismo tiempo, estos componentes contribuyen a la absorción del sonido, lo cual es una ventaja para los espacios abiertos ruidosos.

4. Mide el consumo energético en la oficina

En general, no hay razón por la que una fuente de electricidad deba dejarse encendida por la noche. Por ello, muchas empresas utilizan sensores para que las luces se apaguen automáticamente cuando no se detecta movimiento. Al mismo tiempo, las bombillas estándar pueden sustituirse por LED, ya que consumen un 75% menos de energía para la misma potencia.

La luz natural y pintar las paredes de color claro son también excelentes soluciones que garantizan un menor consumo de energía y aumentan la productividad de los empleados. Dependiendo del presupuesto operativo, las organizaciones también pueden considerar cambiarse a fuentes de energía verde como la solar, hidráulica o eólica.

5. Elige un modelo de trabajo flexible

Dependiendo de la naturaleza de tu empresa, lo más probable es que te preguntes: ¿es realmente necesario que todos los empleados acudan a la oficina todos los días?.

En la actualidad, varias alternativas garantizan la colaboración en tiempo real de los empleados, independientemente de su ubicación geográfica. Un porcentaje significativo de las tareas profesionales puede realizarse de forma eficiente en el modelo de trabajo remoto o híbrido, reduciendo además la huella de carbono a nivel de empresa.

Al mismo tiempo, las organizaciones deberían estudiar la posibilidad de ofrecer una política de trabajo flexible si es una opción viable. También se puede animar a los empleados a que elijan medios de transporte respetuosos con el medio ambiente, como las bicicletas, los coches eléctricos o el transporte público.

Entre las numerosas ventajas que implica un lugar de trabajo híbrido está el impacto positivo a largo plazo en el medio ambiente. Al haber menos empleados acudiendo a la oficina cada día, no sólo las emisiones de transporte se reducen, sino también la necesidad de espacios de trabajo enormes. Así, con oficinas más pequeñas habrá menor coste de mantenimiento y, por lo tanto, menor contaminación.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirte al boletín, aceptas la política de privacidad.

Escrito por Diana Nădejde

Contributor

Originalmente consultor legal, pero me considero más una persona de comunicación, apasionada por la escritura, la digitalización, las redes sociales, la historia y la filosofía. Al mismo tiempo, no creo que haya un problema que no pueda resolverse con un buen libro o una serie.

Sé el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *